Apoye la iniciativa interparlamentaria por un Tratado Vinculante sobre Empresas Transnacionales y Derechos Humanos

DECLARACIÓN DE PARLAMENTARIOS DEL EN APOYO DEL ESTABLECIMIENTO DE UN TRATADO VINCULANTE SOBRE EMPRESAS TRANSNACIONALES Y DERECHOS HUMANOS

En junio de 2014 tuvo lugar un hito histórico en el que la necesidad de regular la acción de las corporaciones transnacionales volvió a ocupar un lugar central en la agenda internacional para la creación de un Tratado Vinculante sobre empresas trasnacionales y Derechos Humanos. El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas estableció un Grupo de Trabajo Intergubernamental de Composición Abierta sobre empresas transnacionales y otras empresas con respecto a los derechos humanos, para poner fin a las lagunas legales a nivel global y garantizar que las empresas son plenamente responsables de las violaciones de derechos humanos y crímenes medioambientales que puedan cometer. Ir más allá de los actuales marcos voluntarios propios de la Responsabilidad Social Corporativa supone un paso importante para conseguir un sistema económico global que favorezca los derechos de las personas y su bienestar y para terminar con la impunidad de las empresas transnacionales.

En octubre de 2020 tendrá lugar la Sexta Sesión del OEIGWG para continuar las negociaciones en torno al nuevo instrumento, las personas abajo firmantes, como miembros de Parlamentos del mundo:

  1. Subrayamos que nuestro planeta necesita el Tratado Vinculante para mitigar las consecuencias injustas de la globalización sin regulación, que ha generado asimetrías de poder entre Estados, comunidades, individuos y corporaciones en términos de acceso a la justicia y protección de los derechos humanos, especialmente en las regiones más pobres del planeta;
  2. Aplaudimos, por tanto, la iniciativa de Ecuador y Sudáfrica, así como los esfuerzos de otros Estados que están apoyando el proceso encaminado hacia lograr el establecimiento de un tratado vinculante para atajar la impunidad de corporaciones transnacionales y otras empresas;
  3. Consideramos urgente el establecimiento de condiciones que permitan  un proceso abierto y participativo en el cual no sólo se han involucrado Estados, sino también organizaciones internacionales, organizaciones de la sociedad civil, personas afectadas, académicos y otros actores relevantes;
  4.  Destacamos que el futuro Tratado debería crear mecanismos que fortalezcan tanto los sistemas jurídicos nacionales, como la cooperación y el monitoreo internacional con el fin de reforzar la responsabilidad estatal de proveer a las víctimas acceso a reparación y prevenir la reproducción de violaciones de los derechos humanos derivadas de las operaciones de corporaciones transnacionales. Destacamos la necesidad de principios vinculantes que protejan los derechos humanos y garanticen la asunción de responsabilidades por parte de corporaciones mediante, reforzando la primacía de los derechos humanos sobre los acuerdos de comercio e inversión, entre otros medios, y mediante obligaciones de diligencia debida legalmente ejecutables;
  5.  Insistimos en que este Tratado debe abordar las preocupaciones de las/os trabajadoras/es derivadas de las violaciones de derechos laborales perpetradas por corporaciones transnacionales en las cadenas de valor globales. Compartimos el punto de vista de la Confederación Internacional de Sindicatos, que afirma que la ejecutabilidad de los estándares laborales es una condición sine qua non para requilibrar la balanza entre los derechos de los inversores, altamente privilegiados, y los derechos humanos, incluyendo los laborales.

Urgimos, por lo tanto, a los Estados –y a organizaciones regionales– a involucrarse activamente en este proceso de las Naciones Unidas y a trabajar en pro de un instrumento internacional efectivo y legalmente vinculante para regular las actividades de las empresas transnacionales y otras empresas en el derecho internacional de los derechos humanos, para garantizar que la dignidad de las personas, contemplada por los derechos universales políticos, económicos, sociales y culturales, tenga prioridad sobre los beneficios particulares.

Apoye el Tratado Vinculante sobre Empresas y Derechos Humanos

    Helmut Scholz
    Member of the European Parliament

    Lilian Galán
    Member of the Parliament of Uruguay

    Charles Santiago
    Member of the Parliament of Malaysia

    Manon Aubry
    Member of the European Parliament

    Fathi Chamkhi
    Former Member of the Parliament of Tunisia

    Inmaculada Rodríguez-Piñero
    Member of the European Parliament

    Gabi Zimmer
    Former GUE/NGL President

    Ernest Urtasun
    Member of the European Parliament

    Miguel Urbán
    Member of the European Parliament

    Marlyn Alonte-Naguiat
    Member of the House of Representatives of Philippines

    Carlo Sommaruga
    Member of the Council of States of Switzerland

    Claudia Roth
    Vice-President of the German Bundestag

    Únete a nosotros en este esfuerzo por lograr un Tratado Vinculante efectivo y firma esta declaración